domingo, 5 de octubre de 2008

Ama tu ritmo.



Ama tu ritmo y ritma tus acciones
bajo su ley, así como tus versos;
eres un universo de universos, 
y tu alma una fuente de canciones.
La celeste unidad que presupones,
hará brotar en ti mundos diversos;
y al resonar tus números dispersos
pitagoriza en tus constelaciones.
Escucha la retórica divina
del pájaro del aire y la nocturna
irradiación geométrica adivina;
mata la indiferencia taciturna,
y engarza perla y perla cristalina

en donde la verdad vuelca su urna.

Ruben Dario.